Close-up of senior woman sorting weekly medication
Willie B. Thomas / DigitalVision / Getty Images CC

50 maneras para que las personas mayores ahorren en gastos médicos

Ver diapositivas
Close-up of senior woman sorting weekly medication
Willie B. Thomas / DigitalVision / Getty Images CC

Una receta para ahorros

Incluso antes de la pandemia del coronavirus, muchos adultos mayores estadounidenses estaban preocupados por el costo de la atención médica. Según los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, se estima que el gasto en atención médica en los Estados Unidos, que se totalizó en alrededor de $3.6 trillones en 2018, alcanzará los $6.2 trillones para 2028, en gran parte debido al creciente número de personas de 65 años y mayores. La atención médica cuesta más para las personas mayores, en promedio, en comparación a cualquier otro grupo etario.

Si bien el costo de la atención médica sigue aumentando, existen algunas estrategias de ahorro que pueden reducir el gasto en tu presupuesto. Entre estas se incluyen tomar decisiones inteligentes cuando se trata de elegir un plan de salud, visitar a un doctor, hacerse exámenes médicos, someterse a una cirugía o procedimiento y surtir recetas.

Relacionado: Los mejores beneficios para las personas mayores en los 50 estados

Have Proper Health Insurance in Place
fstop123/istockphoto

Ahorrar dinero en el seguro médico

Ya sea que lo pagues directamente o que estés inscrito a través de un plan de tu empleador, el seguro médico es un gasto enorme y complicado de tener. Por lo tanto, los consumidores deben analizar todas sus opciones antes de elegir un plan y mantener los ojos abiertos después. Las siguientes son algunas formas sencillas de ahorrar en tu cobertura.

Relacionado: Problemas de salud más comunes en personas mayores de 60 años

Review Your Health Insurance Plan
zimmytws/shutterstock

1. Lee la letra pequeña 

Elegir un plan de seguro requiere mucha atención a los detalles importantes. Toma el tiempo suficiente para estudiar tus opciones cuidadosamente, ya que una buena opción puede ahorrarte mucho en el transcurso de un año. No lo dejes para el último momento y no tomes una decisión apresurada y costosa.

Asegúrate de comprender el significado de términos como deducible, copago, desembolso máximo y formulario, así como las diferencias entre cobertura dentro y fuera de la red. También asegúrate de entender qué tipo de plan estás recibiendo, como un plan HMO, PPO o elegible para HSA (deducible alto). 

No te inscribas en el plan que parece ofrecer la prima mensual más baja, ya que puedes terminar pagando mucho más de lo que esperabas en deducibles o tener opciones limitadas de proveedores en tu red.

You Can Handle Most IRS-Related Business With a Phone Call
Wavebreakmedia/istockphoto

2. Investigar

Pregunta si tus médicos actuales aceptan el plan de seguro que estás considerando. La mayoría de los planes de seguro proporcionan una herramienta en línea que te permite buscar e identificar qué laboratorios, hospitales y servicios asociados, como clínicas de fisioterapia, están en la red de planes de seguro. También puedes llamar al consultorio de tu médico y hablar con el administrador. Confirma que todas las instalaciones y hospitales especializados que esperas utilizar estén en la red. 

También asegúrate de consultar el formulario, una lista de los medicamentos recetados pagados según el plan. Averigua si tus medicamentos actuales están cubiertos y bajo qué "nivel". El Nivel 1 se refiere a medicamentos (a menudo genéricos) cubiertos con copagos mínimos, mientras que un medicamento de Nivel 3 o 4 puede costar cientos de dólares por mes. Consigue respuestas a tus preguntas antes de comprometerte con un plan.

Senior woman using computer
Eva-Katalin/istockphoto

3. Consulta a un experto 

Si todavía tienes preguntas sobre cómo elegir el plan de salud adecuado, considera un agente de seguros. Estas personas están familiarizadas con los planes de seguro y sus servicios no te cuestan un centavo. Asegúrate de que el tuyo escuche tus prioridades y preocupaciones. Consigue a uno a través de healthcare.gov.

Gym Membership
Serghei Starus/shutterstock

4. Maximiza tus beneficios

Las compañías de seguros cada vez ofrecen más herramientas en línea para ayudar a los suscriptores a ahorrar dinero. Algunas aplicaciones móviles ayudan a los usuarios a encontrar el centro médico más cercano y el costo probable de recibir atención, teniendo en cuenta los cargos de deducibles y coseguros. Otros planes ofrecen reembolsos en efectivo por acciones como controlar tu presión arterial o usar un dispositivo de seguimiento de salud. Muchos planes de Medicare brindan acceso gratuito a 16,000 gimnasios a nivel nacional para los suscriptores del plan, aunque sería aconsejable hacer ejercicio en otro lugar hasta que la pandemia se acabe. 

La mayoría de los planes también ofrecen la opción de consultar a una enfermera especialista por teléfono o en línea las 24 horas del día cuando tengas preguntas sobre síntomas o las reacciones a los medicamentos. Suele ser un servicio gratuito, y el uso de este recurso ahorra dinero al evitar viajes innecesarios al médico o la sala de emergencias. 

Si necesitas servicios médicos cuando viajas fuera de tu estado de origen, puedes conseguir una visita médica de bajo costo y posibles recetas a través de los servicios de telesalud de tu plan. Para los viajeros internacionales, Blue Shield tiene una lista en línea de "Blue Card" de profesionales e instalaciones que pueden proporcionar servicios médicos para viajeros en diferentes países.

Relacionado: 14 servicios de telemedicina gratuitos y económicos disponibles durante la pandemia del coronavirus 

Senior woman on phone using computer
monkeybusinessimages/istockphoto

5. Apelar cargos denegados

Las estimaciones varían ampliamente entre las agencias de informes, pero las reclamaciones denegadas parecen representar entre el 5% y el 10% de todas las reclamaciones. Un reclamo denegado puede costarte mucho dinero, ya que puedes llegar a ser responsable de la factura completa. Revisa un reclamo denegado con tu aseguradora para obtener información clara sobre el motivo del rechazo. Los expertos sugieren que hasta el 90% de estas denegaciones de reclamos se deben a errores simples, como la falta de información requerida o la codificación incorrecta por parte del proveedor. Muchos de estos se pagarán tras su corrección y reenvío. 

Si no estás satisfecho con la respuesta del centro de atención al cliente de tu aseguradora, presenta una apelación siguiendo el proceso descrito en tu carta de Explicación de Beneficios. Haz que tu proveedor envíe una carta justificando el tratamiento y ofreciendo cualquier historial médico de respaldo. Prepárate para persistir si tu solicitud es denegada nuevamente, y envía la queja a la agencia estatal correspondiente.

Asian Female Doctor or Nurse in green uniform talking giving advice to Elderly woman patient in pink cloth and looking to computer screen monitor together in medical room at the hospital
eggeeggjiew/istockphoto

6. Apelar autorizaciones denegadas 

Del mismo modo, si enfrentas costos elevados porque el procedimiento del tratamiento o el medicamento que tu médico recomienda no está aprobado previamente por tu plan, considera disputar la decisión. A menudo, esta "exención de adecuación de la red" implica una serie de pasos que comienzan con una revisión de sucesivos niveles de evaluadores internos que luego aumenta con el tiempo para incluir un panel de evaluadores externos. Solicita la ayuda de tu médico para continuar con el proceso de disputa.  

Es posible que tengas que ofrecer una razón convincente por la cual es necesario obtener tratamiento de un especialista o instalación en particular, o puede que tengas que documentar una mala reacción a al menos tres medicamentos u opciones de tratamiento, pero ahorrarás cientos de dólares en atención medica fuera de la red tomando estos pasos adicionales. 

Relacionado: Cómo protegerte de las 10 principales causas de muerte de los hombres

Medicare Deductions
zimmytws/shutterstock

7. Hazte un experto en Medicare

Elegir tu plan de Medicare es una de las decisiones de atención médica más importantes que puedes tomar. Si bien muchas personas mayores pueden verse tentadas a optar por los planes Medicare Advantage debido a sus bajas primas, será más difícil cambiar a planes suplementarios más completos posteriormente. El cambio implicará un proceso de suscripción que tenga en cuenta factores tales como tu historial reciente de atención médica, hospitalizaciones y recetas, e incluso puedes ser rechazado.  

No inscribirte en Medicare de manera oportuna también puede costarte más adelante, ya que además de pagar tu prima mensual tienes que pagar una multa. Lee sobre estas sanciones en Medicare.gov.

marking calendar
Pra-chid/istockphoto

8. Usa el calendario sabiamente  

Si necesitas un procedimiento quirúrgico que no sea de emergencia, prográmalo después de haber cumplido con tu deducible anual. De lo contrario, pagarás los costos tanto de tu deducible como de tu copago. Del mismo modo, asegúrate de volver a surtir las recetas necesarias antes del final de tu período de cobertura cuando comience un nuevo deducible de recetas.

Health Savings Accounts
create jobs 51/shutterstock

9. Reduce tu carga impositiva 

Considera obtener un plan elegible para HSA (Cuenta de Ahorros de Salud) o usa el plan FSA (Cuenta de Ahorros Flexible) de tu empleador para cubrir gastos médicos, dentales y de atención oftalmológica. Los planes HSA cobran primas mensuales más bajas porque tienen deducibles altos. Los planes de la FSA asignan una parte de tu salario antes de impuestos a una cuenta que debe usarse dentro de un año calendario. Estas cuentas ahorran dinero al reducir el ingreso general que gravan las agencias federales y estatales. Las FSA y HSA también te ahorran dinero al cubrir los costos de tratamientos y medicamentos que de otra manera no se incluirían en tu plan de salud en dólares antes de impuestos.

Relacionado: 20 valiosas exenciones fiscales para personas mayores

Senior Divorce
KatarzynaBialasiewicz/istockphoto
Use the Pharmacy
Michael C./Yelp

Ahorrar dinero en medicamentos recetados

El costo de los medicamentos recetados se ha disparado en las últimas décadas, a $1,025 per cápita en 2017 desde aproximadamente $90 en 1960 (ajustado por inflación), según Peterson-KFF Health System Tracker.

Otro factor que afecta los costos del consumidor es el uso creciente de requisitos de deducibles por separado por los planes de seguro para medicamentos recetados. Estos deducibles y planes de precios escalonados significan que los consumidores están asumiendo gran parte de la carga del precio.

Hasta el 25% de los encuestados por Kaiser Family Foundation indicaron que tenían dificultades para pagar sus medicamentos, y alrededor del 30% informó no tomar sus medicamentos en el horario recomendado o incluso optar por no surtir las recetas necesarias debido al precio. Estas son algunas estrategias menos riesgosas para reducir los costos.

Relacionado: Enfrentamiento en la farmacia: ¿qué farmacia es la más económica?

Prescriptions That Cost More Than Your Car
DNY59/istockphoto

11. Sigue el formulario

Revisa el formulario en línea de un posible plan de seguro (lista de medicamentos recetados cubiertos) antes de inscribirte y luego confirma que tus medicamentos están cubiertos justo antes de la fecha límite de inscripción final. Los cambios en el formulario pueden ocurrir en cualquier momento antes y durante el período de cobertura. Si tu plan no tiene un formulario en línea, solicita una copia por escrito y revísalo antes de firmar, o llama al centro de atención al cliente de la farmacia del plan. 

Si eres un beneficiario de Medicare, usa la herramienta Buscador de planes de Medicare antes del final de cada año calendario para detallar tus medicamentos actuales y ver qué plan ofrece la mejor cobertura. Si bien esto no puede predecir las recetas futuras, te ayudará a predecir los costos de los medicamentos actuales.

Target Pharmacy
Scott Olson/Staff/Getty Images News/Getty Images North America

12. Compara precios 

Regístrese para obtener una tarjeta de beneficios de medicamentos recetados de sitios como GoodRx, RxSaver, Singlecare, y FamilyWize. Sus herramientas en línea permiten a los usuarios comparar precios de medicamentos en farmacias locales. De manera óptima, compara el precio de tu medicamento en dos o tres sitios, ya que los descuentos diferirán entre las plataformas. 

Muchas compañías de seguros ofrecen herramientas en línea para investigar el costo de los medicamentos y explorar los medicamentos que proporcionan una alternativa terapéutica a un costo menor. Una alternativa terapéutica es un medicamento, a menudo una versión genérica o anterior del medicamento de marca, que proporciona un beneficio similar a menor costo.

Prescription Drugs
smartstock/istockphoto

13. Crea una reserva de suministros

Usa el proceso de recarga de recetas para tu ventaja. Según Barry Pascal, un farmacéutico en el sur de California, puedes solicitar un reabastecimiento después de haber utilizado el 75% del suministro para ese período de prescripción para acumular un suministro mayor en el transcurso del tiempo. Eso significa que puedes volver a pedir medicamentos después de 68 días para un suministro de 90 días, 45 días para un suministro de 60 días o 23 días para un suministro de 30 días. Muchas farmacias ofrecen este beneficio de "recarga automática" a sus clientes. 

Esto ahorra dinero al permitirte acumular los medicamentos necesarios a un mejor precio. Las personas mayores tienden a tener afecciones más crónicas, lo que significa que es probable que sus medicamentos permanezcan igual de mes a mes. La recarga anticipada también minimiza el riesgo de que tus medicamentos se retrasen debido a la escasez derivada de la reciente crisis de salud pública.

Prescription drugs prior authorization request form
Maksim Shchur/istockphoto

14. Solicita ayuda de tu médico

Pide a tus médicos muestras gratis de medicamentos provistos por representantes de ventas de farmacias o cupones que te permitan surtir la receta a un precio con descuento. Si estás recibiendo una nueva receta, las muestras te permiten evaluar si el medicamento y el nivel de dosificación son los adecuados para ti antes de invertir en más medicamentos de los que puedas necesitar.

  • Asegúrate de que cualquier medicamento recomendado esté en tu lista del formulario. La mayoría de los médicos pueden acceder directamente a la lista en línea, o puedes traer tu lista de formulario a cada visita. 
  • Pregúntele a tu médico si hay una alternativa de Nivel 1 a cualquier medicamento nuevo o costoso de marca. A menos que se especifique, los farmacéuticos no están obligados a proporcionar medicamentos genéricos que puedan existir. 
  • Cuando tu médico te recomiende un nuevo medicamento, pregunta si te permitirá eliminar una receta existente.  
  • Si tu médico recomienda encarecidamente un medicamento que no se encuentra en el formulario de tu plan, pídele que complete una solicitud de excepción de medicamentos según la política del plan.
Drug Allergies
mphillips007/istockphoto

15. Consulta a tu farmacéutico

  • Solicita un descuento a tu farmacia o droguería.  
  • Averigua si puedes obtener un mejor precio en una dosis más alta del medicamento recetado y luego divídelo con un cortador de píldoras económico. Verifica con tu farmacéutico que dividir las píldoras sea seguro antes de continuar, ya que algunas cápsulas y medicamentos nunca deben dividirse.
  • Pregunta si pagarías menos con un precio en efectivo o con una tarjeta de descuento para medicamentos recetados en lugar de usar tu seguro. No estás obligado a utilizar tu beneficio de medicamentos recetados del seguro. Si bien esos costos de medicamentos pagados por ti no se aplicarían contra el deducible de tu farmacia o el máximo de tu gasto anual, aún podrías ahorrar dinero. 
  • Averigua la fecha de vencimiento del fabricante en tu receta. Si bien en muchos estados los farmacéuticos están obligados a marcar una fecha de vencimiento de un año desde la dispensación, algunos medicamentos pueden tener una fecha de vencimiento posterior.
  • Pregúntale a tu farmacéutico si hay entrega gratuita de tus medicamentos para reducir los costos de transporte. De lo contrario, pregunta si el farmacéutico puede coordinar tu cronograma de recarga para que todos tus medicamentos puedan recogerse en un solo viaje.
Senior woman with glucometer checking blood sugar level at home. Diabetes, health care concept
simpson33/istockphoto

16. Regístrate en un programa de asistencia al paciente

Los Programas de Asistencia al Paciente (PAP) permiten a los pacientes con ingresos bajos a moderados obtener medicamentos gratuitos o de bajo costo. Estos incluyen medicamentos genéricos y de marca, así como insulina para diabéticos. Algunos PAP están asociados con agencias gubernamentales locales, del condado o estatales, mientras que otros están constituidos por fabricantes, organizaciones sin fines de lucro y fundaciones de caridad. Puedes encontrar una lista de estos recursos en NeedyMeds, Need Help Paying Bills, the American Academy of Family Physicians' Partnership for Prescription Assistance, y Rx Outreach.

Mail and Packages
jetcityimage/istockphoto

17. Usa el pedido por correo

La mayoría de los planes de seguro tienen farmacias locales preferidas, y muchos planes de seguro tienen relaciones con farmacias de pedidos por correo. Los planes a menudo incentivan a los suscriptores a utilizar estos beneficios al permitir recargas de 90 días en lugar de suministros mensuales. Solicitar el suministro para 90 días ahorra dinero en deducibles mensuales. 

Si tienes un plan de deducible alto o ningún beneficio de seguro, también puedes considerar obtener medicamentos de tiendas internacionales acreditadas. Para obtener comparaciones de precios de medicamentos específicos en farmacias de pedidos por correo con licencia, visita PharmacyChecker. Si tienes dudas sobre cómo realizar un pedido a una empresa en línea, puedes usar LegitScript para asegurarte de que la farmacia tenga buena reputación. LegitScript monitorea más de 5 millones de farmacias y productos, incluidos dispensarios de sustancias psicotrópicas.

Medicare
Bill Oxford/istockphoto
nurse helping senior man exit a van and get to his wheelchair
nullplus/istockphoto

19. Busca fundaciones caritativas y organizaciones nacionales de defensa

Para aquellos con afecciones crónicas, también se puede obtener ayuda con los costos de recetas a través de organizaciones como el Dispensary of Hope. Las asociaciones nacionales afiliadas a afecciones médicas como diabetes, esclerosis múltiple, cáncer y fibromialgia también pueden proporcionar información sobre asistencia financiera con los costos del tratamiento, al igual que gastos como transporte, pelucas, comestibles y prótesis.

Fibromyalgia
Hailshadow/istockphoto

20. Obtén ayuda para condiciones complejas o crónicas

Si tienes una afección médica compleja, busca la farmacia especializada de tu plan para que te ayude a planificar tu atención en un proceso sensible a los costos. Esto puede permitir que los medicamentos que involucran inyección o tratamiento intravenoso se realicen en instalaciones que no sean un hospital o clínica.

Relacionado: ¿Enfermedad misteriosa? 11 consejos para mantener tus tiroides sanas

Senior Caucasian Woman's Knee Joint brace arthritis
Jeremy Poland/istockphoto

21. Obtén un descuento en artículos de venta libre

Anteriormente, las cuentas de ahorro para la salud (HSA) generalmente no se podían usar para pagar medicamentos de venta libre, pero el reciente paquete de estímulo económico del gobierno ha suavizado las reglas que rigen las HSA y las FSA, ampliando los tipos de productos para los que esos fondos con impuestos diferidos puede ser utilizados. Los analgésicos, antihistamínicos y productos de higiene femenina y otros artículos ahora son elegibles. 

Puedes usar tus fondos de la FSA para comprar artículos como aparatos ortopédicos para la rodilla y la espalda, extractores de leche, suministros de primeros auxilios, monitores de presión arterial, muchos medicamentos de venta libre y otros artículos de la farmacia.

Medical bed on wheels in the hospital corridor. View from below.
beerkoff/istockphoto

Ahorrar dinero en visitas al hospital

Según Elisabeth Rosenthal, editora en jefe de Kaiser Health News y autora del libro "An American Sickness", los gastos hospitalarios representan aproximadamente la mitad de los $3 trillones gastados en atención médica anualmente en los Estados Unidos. Ella ofrece una serie de consejos para evitar pagar de más por la atención hospitalaria, incluidas las acciones que se llevan a cabo antes, durante y después de ir a un centro. Incluso si eres admitido por un caso de emergencia, hay formas de garantizar que no incurras en gastos innecesarios.

Urgent care building
Kameleon007/istockphoto

22. Evalúa tus necesidades

Considera el nivel adecuado de atención antes de conducir automáticamente a la sala de urgencias. Es probable que la sala de emergencias sea la instalación más costosa y que tenga tiempos de espera mayores en comparación a otras alternativas. Si bien las emergencias que ponen en peligro la vida, incluidos los síntomas cardíacos, derrames cerebrales, intoxicaciones y reacciones alérgicas graves, requieren atención de emergencia, muchas otras afecciones se pueden tratar en centros de atención urgente o clínicas asociadas con farmacias, como CVS y Walgreens. Llama a la enfermera asesora o consulta las opciones en línea de tus planes de seguro para obtener recomendaciones en tu área.

Hospital exterior
Torresigner/istockphoto

23. Compara precios 

Si tienes más de una opción de hospital en tu red, investiga la reputación de cada uno a través de fuentes como la organización sin fines de lucro Leapfrog, el Programa de Comparación de Hospitales de Medicare y las clasificaciones de los mejores hospitales de US News y World Report. También revisa el informe de Datos de utilización y pago del proveedor de Medicaresobre la atención hospitalaria. Evita los hospitales que tienen reiteradas violaciones de salud y seguridad, ya que las complicaciones médicas después de las hospitalizaciones ponen en peligro tu salud y tu billetera.

Compara los precios cobrados en los hospitales de la red realizando comparaciones de precios en el procedimiento a través de la Calculadora de costos Hospitalarios del New York Times, Healthcare Bluebook, o Fair Health.

Health care billing statement
jittawit.21/istockphoto

24. Consigue un acuerdo financiero por adelantado 

Antes de tu procedimiento, reúnete con el personal del departamento de finanzas para discutir tu próximo tratamiento y revisar los gastos previstos. Muchos estados requieren que los hospitales proporcionen una estimación por escrito de los servicios anticipados. Solicita pagar la tarifa de Medicare, incluso si no eres elegible para Medicare. Puedes obtener esa información utilizando calculadoras de precios como ClearHealthCosts. Muchos hospitales reducirán los gastos en cantidades significativas, especialmente si puedes demostrarles que has hecho tu tarea.

Credit Card Miles
bernie_photo/istockphoto

25. Evita estas trampas 

No aceptes usar tarjetas de crédito o tus fondos de jubilación para pagar ningún procedimiento. Podrías terminar pagando tasas de interés exorbitantes o multas impositivas utilizando estos métodos. Insiste en establecer un plan de pago que sea asequible. Para obtener más información sobre problemas de pago, consulta el sitio web Project Access.

Knee surgery
JodiJacobson/istockphoto

26. Considera un paquete de ofertas

Si tienes un deducible muy alto o si estás pagando un procedimiento tú mismo, considera investigar paquetes con todo incluido a través de sitios web como Pratter y MediBid. Pratter proporciona información sobre los precios en efectivo en las instalaciones locales, mientras que MediBid hace que los pacientes que buscan atención coincidan con los médicos e instalaciones que están dispuestas a proporcionar una tarifa con descuento.

Apollo Hospitals in Bangalore, India
VasukiRao/istockphoto

27. Considera un viaje al extranjero

Si deseas la tasa más baja para la cirugía que necesitas, considera obtener tu tratamiento en otro país. Las cirugías en algunos países pueden costar una fracción del monto en comparación con los Estados Unidos. Investiga esta opción a través del sitio web de la Asociación de Turismo Médico para sopesar los riesgos y beneficios.

Stretchable Stroke Rehab Sensor
utah778/istockphoto

28. Protégete de las sorpresas

Antes y durante la admisión, asegúrate de que todas las pruebas, imágenes y procedimientos quirúrgicos estén aprobados previamente por tu plan, y que los miembros de tu equipo de tratamiento estén dentro de la red de tu seguro. En su libro, Rosenthal sugiere escribir las palabras "siempre y cuando los proveedores estén en mi red de seguros" en cualquier formulario que te pida que aceptes la responsabilidad financiera. Toma una foto con tu teléfono celular u obtén una copia de todos tus documentos de admisión.

Doctor touching and checking Asian senior or elderly old lady woman patient wearing a face mask in hospital
sasirin pamai/istockphoto

29. Pregunta específicamente sobre tu estado de admisión

Si tu estado aparece como "bajo observación" cuando estás en el hospital, se te considera ambulatorio y no tendrás cobertura de seguro para la atención hospitalaria. En caso de alguna emergencia y de no contar con un seguro médico en Canadá, tendrás que pagar directamente y puede resultar muy costoso. A menos que el médico esté dispuesto a admitirte como paciente internado, considera si necesitas estar allí. 

Wide view of a couple of empty beds in an emergency room at a hospital
Antonio_Diaz/istockphoto

30. Rechaza el suplemento de habitación individual

Si recibes una habitación privada a pesar de que tu seguro no ofrece esa opción, documenta que no la solicitaste y deja saber tu disposición a compartirla. De lo contrario, tu seguro puede indicar que eres responsable de un "suplemento de pago privado" que puede resultar en costos inesperados.

A senior male hospital patient looks at his cell phone while lying in bed.
JodiJacobson/istockphoto

31. Lleva un registro

Durante tu hospitalización, trata de mantener un registro escrito de cada profesional que te atendió. Si estás demasiado enfermo para hacerlo, pídale a un amigo o familiar que te ayude. Rechaza cualquier visita innecesaria de especialistas y proveedores que no sean esenciales para tu atención. Estas visitas "drive-by" inflan tu factura con atención innecesaria.

Broken arm of senior female patient sitting on bed in hospital
parinyabinsuk/istockphoto

32. Evita los regalos de despedida 

Incluso cuando los artículos están cubiertos por tu seguro, Rosenthal sugiere evitar aceptar equipos como cabestrillos y sillas de ruedas que se pueden comprar en otros lugares a un costo mucho menor. Estos artículos inflan tu factura.

Close up of a pair of glasses on top of a hospital bill with various charges.
DNY59/istockphoto

33. Gestionar facturas sorpresas 

Si recibes una factura por costos inesperados de hospitalización, solicita una factura detallada y compárala con las notas que tomaste durante tu estadía. Las facturas de los hospitales a menudo contienen errores que pueden costarte dinero. Impugna inmediatamente por escrito cualquier cargo por atención fuera de la red. Si te llevaron al hospital por una emergencia, involucra al departamento de servicio al cliente de tu seguro y ofrece pagar solo la tarifa dentro de la red.

También puedes contratar a un especialista en reclamos para revisar tu factura y disputar cargos duplicados o incorrectos. Si bien cobran una tarifa por hora, sus servicios pueden ahorrarte dinero en facturas más grandes. Puedes conseguir uno comunicándote con la Alianza de Profesionales de Asistencia para Reclamaciones. Los beneficiarios de Medicare pueden obtener ayuda para revisar las facturas de los Programas Estatales de Asistencia sobre Seguros de Salud, que ofrecen servicios gratuitos de asesoramiento sobre seguros.

Do Your Research
SeventyFour/istockphoto

34. Defiéndete con información 

Si estás protestando por una factura de hospital poco razonable, usa herramientas de comparación de precios para establecer los cargos típicos por los procedimientos. Consulta sitios como Healthcare Bluebook y ClearHealthCosts. En algunos estados participantes, también puedes consultar la Base de datos de reclamaciones de todos los pagadores para desarrollar un rango de costos para un tratamiento determinado.

Senior man looking at laptop
FG Trade/istockphoto

35. A veces un poco de vergüenza ayuda

Rosenthal sugiere obtener el Formulario 990 del IRS del hospital, que proporciona información sobre las ganancias operativas de la instalación y las políticas relacionadas con la atención no asegurada. Muchos hospitales reciben beneficios fiscales de agencias gubernamentales en base a la provisión de servicios comunitarios y atención caritativa. Esta información se puede descargar en Guidestar y ProPublica. Considera escribir a funcionarios locales, comisionados de seguros estatales y reporteros de noticias del consumidor para llamar la atención sobre tu situación. Describe tus intentos de llegar a un acuerdo razonable de costos y la respuesta del hospital.

PAST DUE stamped on a past due Medical invoice
KLH49/istockphoto

36. Ten una buena planificación

Averigua en qué momento el hospital entrega las facturas para su cobro. Una vez que las facturas se subcontratan a los recaudadores, los hospitales eventualmente recuperan solo una pequeña porción del total, mientras que ahora puedes enfrentar un dolor de cabeza considerable y una calificación crediticia dañada. Ofrece una última vez resolver el saldo pendiente a un precio con descuento. 

Senior woman having an appointment with her doctor for leg pain
Geber86 / E+ / Getty Images CC

Ahorrar dinero en visitas al médico

Casi el 85% de los adultos estadounidenses tienen contacto con un médico en un año determinado, y las visitas médicas representan aproximadamente un tercio del costo promedio anual de atención médica. Aprovecha al máximo tu dinero en atención médica al tomarte el tiempo para elegir sabiamente a tu equipo de médicos y usar tu tiempo limitado con el médico de manera efectiva. Estas son algunas estrategias específicas para limitar gastos innecesarios.

Doctor and senior man wearing facemasks during coronavirus and flu outbreak
Choreograph/istockphoto

37. Acude a la red

Usa proveedores en tu red e insiste en que cualquier referencia para especialistas, imágenes, pruebas de laboratorio o servicios de cirugía que te proporcionen estén en la red. El plan ha establecido una "tarifa negociada", a menudo denominada el cargo "normal y habitual", para ese procedimiento y código postal. Los médicos que están dentro de la red estarán de acuerdo en aceptar esta tarifa, y tienen prohibido facturar por servicios que excedan sus tarifas contratadas. Revisa el formulario de explicación de beneficios de tu plan de seguro para asegurarte de que se te haya cobrado solo la tarifa negociada y que solo seas responsable de cualquier deducible y copago.

Health visitor using digital tablet and talking to a senior man during home visit
FG Trade/istockphoto

38. Investiga un poco 

Si eliges un nuevo médico de atención primaria, usa tu directorio de seguros de proveedores de la red, establece una lista de cuatro o cinco en tu área y luego lee varias revisiones en diferentes sitios de calificación de atención como Healthgrades, Vitals, y CareDash. Presta atención a las calificaciones que abordan su trato con los pacientes, la capacidad de respuesta a las necesidades del paciente entre citas, facturación y procedimientos de oficina. Sospecha de las calificaciones que parecen excesivas o exageradas. Elegir un médico es una inversión en tu atención médica.

tape X's marking where patients shouldn't sit to maintain a six foot distance between each other, at a local doctors office
Meredith Heil/istockphoto

39. Presta atención a la ubicación

Los médicos a menudo practican en múltiples ubicaciones, así que comunícate con el personal para averiguar si hay diferencias en los costos de una visita médica en un lugar sobre otro. Los consultorios que forman parte de la red de un hospital o centro quirúrgico pueden cobrar una tarifa de instalación que puede costar varios cientos de dólares.

Stethoscope on us paper currency
baona/istockphoto

40. Solicita descuentos

Si tienes un plan de deducible alto, pregunta al gerente de la práctica si hay un descuento en efectivo. Las tasas de "Auto-Pago" a menudo son menores que las tasas de seguro ya que el médico recibe el pago inmediato. Si tienes que ver a un proveedor fuera de la red, un descuento de auto-pago puede reducir el dolor.

High angle view of unrecognizable African American man writing on a yellow note pad
SDI Productions/istockphoto

41. Usa el tiempo sabiamente

Lleva un resumen escrito de tu historial médico, incluidas hospitalizaciones, cirugías, nombres y números de contacto de proveedores anteriores, e historial médico familiar a cualquier primera cita con un médico. Lleva una lista escrita de los síntomas recientes y los medicamentos actuales, incluida la dosis, a cada cita. Muchas citas médicas se reservan por 15 minutos. Deseas que tu médico pueda concentrarse en ti en lugar de usar el tiempo para resumir tu historial y el uso de medicamentos. 

Senior woman visited by home care specialist
supersizer/istockphoto

42. Sé curioso 

Si tu médico recomienda algún análisis de laboratorio, pregunta por qué se solicitan estas pruebas específicas y si el médico utilizará el laboratorio dentro de la red de tu plan. Si el médico posee el laboratorio, pregunta si estás pagando la misma tarifa que pagarías en la instalación preferida del plan. 

doctor examining xray at light box
JohnnyGreig/istockphoto

43. Conoce tus opciones 

Si te refieren para imágenes o rayos X, pregunta para qué sirve y cuánto se espera que cueste. Es posible que no necesites esa resonancia magnética por tu dolor ocasional de rodilla. El uso excesivo de pruebas y procedimientos médicos representa aproximadamente el 25% de nuestro gasto en atención médica en los EE.UU., o aproximadamente $765 billones de dólares. Consulta sitios web como Choosing Wisely para ver si tu costosa prueba de detección es realmente necesaria. 

room in hospital ready for next patient
HRAUN/istockphoto

44. valúa las alternativas 

Si te refieren para un procedimiento quirúrgico, pregunta si el procedimiento puede realizarse en un centro quirúrgico ambulatorio en lugar de un hospital. Es probable que los hospitales cobren más. Evalúa los riesgos, beneficios y costos de los procedimientos de pacientes hospitalizados versus ambulatorios para tu situación individual. Consulta también Cochrane, un sitio web que revisa las intervenciones por afecciones médicas basados en evidencias.

Blood Test
busracavus/istockphoto

45. Conserva la documentación 

Solicita copias de los resultados de laboratorio y resúmenes de tu visita al consultorio. Esto puede ahorrarte dinero al evitar tener que realizar pruebas duplicadas para otro médico.

Senior man at the dentist
Milos Dimic/istockphoto

46. Usa los recursos de la comunidad

Hay una variedad de grupos sin fines de lucro y agencias gubernamentales que realizan exámenes de salud locales y brindan atención médica, oftalmológica y odontológica gratuita o de bajo costo. Encuentra listados de estas agencias a través del sitio Need Help Paying Bills o el directorio de tu comunidad local.

doctor performing EEG exam to old woman in hospital laboratory
diego_cervo/istockphoto

Ahorrar dinero en exámenes médicos

Los costos de las pruebas de diagnóstico y los análisis de laboratorio básicos pueden variar desde unos pocos dólares hasta miles de dólares por análisis genómicos avanzados. Para cualquier prueba solicitada, es importante que comprendas para qué sirve y cómo los resultados afectarán tu tratamiento.

Blood Infections
luoman/istockphoto

47. Mantenlo simple

Para los análisis de laboratorio básicos, obtén un formulario de remisión que te permita usar la instalación de red preferida según tu plan. En general, las pruebas realizadas en un hospital serán más caras y te costarán más en copagos. Reserva las instalaciones especializadas para pruebas que requieren capacidad técnica o de diagnóstico experta.

Magnetic resonance imaging (MRI) scan of knee-joint
sankai/istockphoto

48. Compara el precio de las imagines 

Si te refieren para tomarte imágenes, solicita el código CPT de cinco dígitos y explora las opciones locales. Los centros de imágenes a menudo tienen una capacidad no utilizada para los pacientes y costosos gastos generales. Compara la tasa que pagarías al usar tu seguro con la tasa de efectivo en varios centros. Usa las calculadoras de precios para comparar los precios en tu área y luego llama para obtener una estimación real de los cargos. Si bien puedes perder el beneficio del seguro, en última instancia puedes ahorrar más. 

Inserting a blank CD/DVD into a Laptop computer with copy space.
kyoshino/istockphoto

49. Crea tu archivo de salud

Solicita copias de los resultados y guárdalas como parte de tu registro personal de salud. Para obtener imágenes, solicita recibir copias reales en un CD en lugar del informe que resume los resultados.

Cropped shot of a happy mature woman using a walker while in the park with her smiling mature husband
Tassii/istockphoto

50. La mejor manera de ahorrar dinero en atención médica: Mantente sano

¡El mejor método para ahorrar dinero en atención médica es evitar enfermarse! Mantener hábitos saludables limita tus riesgos de salud de por vida. Esto se logra manteniendo un peso saludable, comiendo una dieta variada de alimentos no procesados, haciendo ejercicio regularmente, evitando fumar y limitando el alcohol y la cafeína. Trata afecciones como la hipertensión y el colesterol alto temprano y practica una buena higiene dental. Mantén un equilibrio entre el trabajo y la vida y encuentra formas de satisfacer tus necesidades sociales y emocionales. Estos hábitos no solo ayudarán a aumentar tus años de vida, sino que también ayudarán a aumentar su calidad.

Carol Povenmire, Ph.D. es psicóloga licenciada en Pasadena y Manhattan Beach, California.