50 Formas de Ahorrar Energía (y Dinero) Este Invierno

Por   

Ver como:

Crédito de la foto: Africa Studio/shutterstock

TIPS CALUROSOS


Si has sido un poco flojo para programar el termostato o dejar las luces encendidas, este es el momento de pasar a una nueva página. Estos son 50 consejos para ahorrar energía y que te ayudarán a reducir tus facturas de servicios públicos.
Relacionado: 19 Pasos Para Preparar Tu Casa y Tu Patio Para el Otoño y el Invierno

Crédito de la foto: Steve Cukrov/shutterstock

APAGAR EL TERMOSTATO

Cada grado que bajes del termostato durante un período de al menos ocho horas puede reducir la factura en 1 por ciento, según estimaciones del Departamento de Energía de EE.UU. Sólo usa pijamas más cálidas o acurrúcate bajo una manta extra en la noche.

Crédito de la foto: Phovoir/shutterstock

INSTALAR UN TERMOSTATO PROGRAMABLE

Un termostato programable puede configurarse para apagar automáticamente el calor, cuando todos están en la escuela o trabajan todo el día y cuando están en cama por la noche. Esto evita los cambios más extremos (y costosos) que a menudo traen los ajustes manuales.

Crédito de la foto: Anteromite/shutterstock

SELLAR LOS DUCTOS

El programa federal Energy Star advierte que alrededor del 20% del aire caliente puede escapar a través de los ductos. Trae un profesional que revise que los canales de distribución estén sin fugas, y haga las reparaciones necesarias.

Crédito de la foto: Serenethos/shutterstock

LIMPIAR LOS DUCTOS DE AIRE

Esta es una de las formas más simples para ahorrar energía. Un ducto de aire obstruido no permitirá que el calor salga o entre.

Crédito de la foto: Serenethos/shutterstock

CAMBIAR LOS FILTROS DEL CALENTADOR

Los filtros del calentador deben limpiarse o reemplazarse mensualmente durante el frío. Los filtros sucios bloquean el flujo de calor, lo que puede aumentar las facturas.

Crédito de la foto: Courtesy of amazon.com

COMPRAR UN FILTRO PARA EL CALENTADOR REUTILIZABLE

A pesar de que cuestan más, los filtros reutilizables duran más y se pagan solos. Lava el filtro al comienzo de cada temporada, ponlo de nuevo en su lugar, y ya está listo.

Crédito de la foto: Globalphotogroup/shutterstock

REVISAR EL CALENTADOR

Las inspecciones regulares mantienen el calentador limpio y ayudan a que funcione de forma eficiente y prolongue su vida útil. Algunas empresas de servicios y fabricantes de calentadores ofrecen inspecciones anuales sin costo.

Crédito de la foto: irin-k/shutterstock

AISLAR EL ÁTICO

El calor podría escaparse de la planta superior de la casa. Utilizar al menos seis pulgadas de material aislante entre las áreas caliente y no calientes de la casa la mantendrá caliente y bajará las facturas. Aunque el precio de aislar el ático puede ser alto, inversión se paga sola en unas temporadas.

Crédito de la foto: photopixel/shutterstock

UTILIZAR UN AISLAMIENTO DE ALTA DENSIDAD


Usar un aislamiento como tableros de espuma rígida para paredes exteriores o techos altos puede ser una inversión que vale la pena.
Relacionado: 15 Mejores Ofertas para Tu Casa por $50 o Menos

Crédito de la foto: kamui29/shutterstock

PONER LOS ABANICOS EN REVERSA

Encender un interruptor en un ventilador o abanico de techo invierte la rotación a la izquierda típica, lo que produce una brisa fresca, a una rotación a la derecha que lleva el aire caliente de nuevo a la circulación.

Crédito de la foto: Greg McGill/shutterstock

SELLAR LAS GRIETAS

Arregla los puntos problemáticos (ventanas, puertas y todo lo que permite la entrada de aire desde el interior, como ductos de ventilación) con masilla y burletes para ahorrar hasta un 30 por ciento en las facturas, según el Departamento de Energía. Cubre las ventanas de un solo panel con plástico.

Crédito de la foto: Joseph McCullar/shutterstock

ELIMINAR O CUBRIR LOS ACONDICIONADORES DE AIRE

Elimina el acondicionador de aire de ventana para cubrir herméticamente la parte delantera de las unidades. Dejarlos en su lugar o sin protección es una invitación a una invasión de aire frío.

Crédito de la foto: Breadmaker/shutterstock

CERRAR LA CHIMENEA

Asegúrate de que la chimenea está cerrada. Si tienes una pantalla de vidrio, ciérrala también. Las chimeneas abiertas permiten que el calor se escape.

Crédito de la foto: Syda Productions/shutterstock

NO BLOQUEAR LA VENTILACIÓN

Los objetos colocados al frente o en la parte superior de un orificio de ventilación impiden el paso del aire caliente. Aprovecha esta oportunidad para cambiar los muebles.

Crédito de la foto: Valeri Potapova/shutterstock

DEJAR ENTRAR EL SOL

Abre las cortinas incluso en los días de frío para dejar que la luz solar natural caliente las habitaciones de tu casa.

Crédito de la foto: brizmaker/shutterstock

BAJAR LA TEMPERATURA DEL CALENTADOR DE AGUA

El calentador de agua puede influir en hasta el 25% de la factura de servicios públicos. Ajusta la temperatura a 120 grados, que sigue siendo caliente, para ahorrar dinero durante todo el año.

Crédito de la foto: pedrosala/shutterstock

AISLAR LAS TUBERÍAS

Es mucho menos probable que las tuberías protegidas contra el frío y el viento se congelen. Las tuberías congeladas a menudo se agrietan, y eso es una reparación muy costosa.

Crédito de la foto: RoadRunnerDeLuxe/shutterstock

VERIFICAR LA FACTURA DOS VECES

El departamento de facturación de la empresa de servicios públicos puede cometer errores. Investiga los números extraños y asegúrate de que el medidor coincida con el uso publicado en la factura.

Crédito de la foto: David Carillet/shutterstock

DEJAR QUE LA ROPA SUCIA SE ACUMULE

Las lavadoras utilizan la misma cantidad de energía sin importar que tanta ropa laves. Es más eficiente lavar grandes cargas que cargas pequeñas.

Crédito de la foto: TanyaRozhnovskaya/shutterstock

NO SOBRECARGUES LA SECADORA

El consejo de ahorro de energía para la secadora es opuesto al de la lavadora. Mientras menos ropa se coloque dentro del aparato, utiliza menos energía.

Crédito de la foto: stefanolunardi/shutterstock

SECAR LA ROPA COLGÁNDOLA


Seca la ropa al aire seco, en un tendedero o en una habitación caliente o al aire libre, si el clima lo permite.
Relacionado: 10 Formas de Ahorrar Dinero al Lavar

Crédito de la foto: KorArkaR/shutterstock

AGREGAR MENOS DETERGENTE

No es necesario usar mucho jabón de lavar como se piensa para una carga típica. Si una pieza está muy sucia, sumérgela en el fregadero primero. Usar menos detergente pone menos tensión en tu lavadora y en tu billetera.

Crédito de la foto: fotografos/shutterstock

APLICAR OTRO CICLO

Si la ropa aún está empapada, ejecuta otro ciclo de centrifugado para reducir el tiempo necesario en la secadora.

Crédito de la foto: nelik/shutterstock

SECAR CON UNA TOALLA

Una toalla limpia y seca sobre una carga húmeda absorbe la humedad y podría disminuir el tiempo de secado en un 25%.

Crédito de la foto: Kzenon/shutterstock

ELEGIR EL PLANCHADO PERMANENTE

Esta es la configuración de la secadora que utiliza la menor cantidad de energía. Está destinado a telas más delgadas o más delicadas pero podría servir para cargas pequeñas.

Crédito de la foto: Kzenon/shutterstock

SECAR LA ROPA LIGERA PRIMERO

Esta táctica ayuda a poner más calor en la secadora para las telas más pesadas.

Crédito de la foto: Matt Valentine/shutterstock

LIMPIAR EL FILTRO DE LA PELUSA

Haz esto después de cada carga. El exceso de pelusa ralentiza la secadora.

Crédito de la foto: marcociannarel/shutterstock

PONER LA LLAMA ALTA

Comienza a cocinar con la estufa a alta temperatura, luego, baja la llama o activa el ajuste eléctrico para terminar el trabajo.

Crédito de la foto: masik0553/shutterstock

CUBRIR LOS ENVASES QUE VAN A HERVIR

El agua en una olla tapada calienta más rápido y usa menos energía.

Crédito de la foto: kazoka/shutterstock

SÓLO CUBRIR

Usa sólo el agua suficiente para tapar los vegetales u otros alimentos que se cocinan.

Crédito de la foto: Budimir Jevtic/shutterstock

COCINAR CON SARTENES LIMPIOS

Tener sartenes u ollas con restos negros sobre su superficie bloquea el calor a la comida en el interior, por lo que el tiempo de cocción es mayor. Lávalas bien después de cada uso.

Crédito de la foto: Africa Studio/shutterstock

USAR LA ESTUFA ADECUADA

Pon las sartenes pequeñas en las estufas pequeñas y las sartenes más grandes en las estufas más grandes para ahorrar energía.

Crédito de la foto: Andrey_Popov/shutterstock

MANTENER EL HORNO CERRADO

Cada vez que abres la puerta, se escapan unos 30 grados de calor.

Crédito de la foto: gcafotografia/shutterstock

UTILIZAR LA TOSTADORA Y EL MICROONDAS

Cocina y calienta la comida en un horno tostador o microondas para ahorrar más energía que calentar en la estufa o en el horno.

Crédito de la foto: Nils Petersen/shutterstock

AJUSTAR LA TEMPERATURA CORRECTA

Mantén la sección de alimentos frescos del refrigerador entre 37 y 40 grados Fahrenheit y el congelador a 5 grados Fahrenheit.

Crédito de la foto: absolutimages/shutterstock

CUBRIR LOS ALIMENTOS Y LÍQUIDOS

Siempre cubre los elementos almacenados en el refrigerador. De no hacerlo, se libera la humedad y hace que el compresor trabaje horas extras.

Crédito de la foto: wavebreakmedia/shutterstock

DEJAR ESPACIO EN EL REFRIGERADOR

El refrigerador y el congelador funcionarán más eficientemente cuando no estén llenos de alimentos. También asegúrate de que haya suficiente espacio libre detrás del aparato para que el aire circule.

Crédito de la foto: Africa Studio/shutterstock

NO PRE-LAVES LOS PLATOS

Es difícil resistirse a la tentación de enjuagar los últimos restos de espaguetis antes de cargar el lavavajillas, pero confía en la máquina. La estrategia de no-enjuague puede ahorrar hasta 55,000 litros de agua en toda la vida útil de un lavavajillas.

Crédito de la foto: pikselstock/shutterstock

USAR AGUA FRÍA PARA ENJUAGUE RÁPIDO

Usar agua caliente en los platos incluso por un breve periodo de tiempo hace que el calentador de agua a trabaje más y use más energía.

Crédito de la foto: Iurii Kachkovskyi/shutterstock

MIRAR EL RELOJ

Poner a funcionar los aparatos fuera de las horas pico puede bajar los dólares de las facturas mensuales de electricidad, dependiendo de la empresa local. Evita la fiebre después de la cena del lavavajillas y déjalo funcionando luego de la noche o el mediodía.

Crédito de la foto: Anne Kitzman/shutterstock

JUGAR TETRIS EN EL LAVAVAJILLAS

Coloca tantos platos como sea posible en las rejillas. Se utiliza la misma energía, independientemente del tamaño de la carga.

Crédito de la foto: Africa Studio/shutterstock

AIRE SECO


Es posible que haya un ajuste de secado sin calor en tu lavavajillas. Si no es así, basta con abrir la puerta y deja que el aire se haga cargo, o mover los platos a un tendedero.
Relacionado: 10 Consejos Fáciles de Conservación para Enseñarle a Tus Niños

Crédito de la foto: Masterchief_Productions/shutterstock

APAGAR AL DORMIR

Recuerda apagar los dispositivos eléctricos en la noche, especialmente los electrónicos como monitores del computador que absorben energía en modo de suspensión.

Crédito de la foto: Antonio Guillem/shutterstock

DESCONECTAR

Muchos aparatos electrónicos y electrodomésticos continúan consumiendo electricidad incluso cuando están apagados. Desenchufa estos “vampiros” de energía cuando no estén en uso.

Crédito de la foto: Elena Elisseeva/shutterstock

UTILIZAR REGLETAS

Es fácil olvidar apagar los electrónicos al salir de la casa, mucho menos desenchufarlos. Enchufar los productos, como los televisores, en una regleta para poder apagar varios dispositivos a la vez.

Crédito de la foto: AGorohov/shutterstock

UTILIZAR BOMBILLOS ENERGÉTICOS

Dile adiós a los bombillos incandescentes y dale la bienvenida a sus sustitutos de bajo consumo: los fluorescentes y bombillas de luz LED. Las bombillas CFL utilizan alrededor de un tercio de la energía consumida por una incandescente de halógeno. Los LED consumen alrededor de un cuarto -- y duran hasta 25 veces más.

Crédito de la foto: Yuganov Konstantin/shutterstock

TOMAR DUCHAS CALIENTES Y RÁPIDAS

Las duchas largas y calientes, utilizan más agua y más energía. Ahorra tomándolas rápidamente.

Crédito de la foto: NotarYES/shutterstock

LAVARSE EL CABELLO CADA DOS DÍAS

Reduce el tiempo de ducha y el uso de agua caliente lavándote el cabello con menos frecuencia -- a no ser que se ponga grasoso rápidamente.

Crédito de la foto: ZoneCreative/shutterstock

CERRAR EL GRIFO AL AFEITARSE

Lo creas o no, puedes afeitarte las piernas sin tener la ducha abierta. Sólo piensa en toda el agua y energía que ahorrarás.

Crédito de la foto: Nika Art/shutterstock

LLENAR EL FREGADERO PARA LAVAR

Ya sea que vas lavar platos o ropa delicada a mano, llena el fregadero con agua para formar una espuma en vez de abrir el grifo.

Cheapism.com participates in affiliate marketing programs, which means we may earn a commission if you choose to purchase a product through a link on our site. This helps support our work and does not influence editorial content.