15 errores que estás cometiendo al salir a comer

Por   

Ver como:

Crédito de la foto: Nicoleta Ionescu/shutterstock

Todos sabemos que los chefs y meseros a veces cometen errores, pero no nos olvidemos que los comensales también. Estos errores podrían costarte dinero, costarle dinero al restaurante, molestar a otros clientes, o incluso convertir lo que debería ser una noche de diversión en una experiencia embarazosa. Estos son los 15 errores que los clientes suelen cometer en restaurantes y cómo evitarlos.

Crédito de la foto: aradaphotography/shutterstock

SOLAMENTE REVISASTE EN YELP

Los sitios de revisión de restaurantes como Yelp pueden ser un recurso provechoso, pero debes leer siempre esas revisiones con cautela. Una revisión de alguien que estaba enojado probablemente se pegue en tu mente más que las críticas de los clientes que estaban satisfechos. Para una visión más equilibrada, siempre revisa las críticas y opiniones de los críticos locales.

Crédito de la foto: Bikeworldtravel/shutterstock

VAS DURANTE LAS HORAS MÁS LLENAS

Si no quieres pasar mucho tiempo esperando una mesa, evita las horas más concurridas de los restaurantes en el almuerzo y la cena. A menos que estés limitado por el trabajo, almuerza a la 1 p.m. en lugar de las 11:30 a.m. y si puedes ser flexible con la cena, ve antes de las 7 p.m. o después de las 9 p.m. para evitar encontrar el restaurante lleno. Es probable que recibas un servicio más atento durante las horas libres y disfrutes de una experiencia gastronómica más relajada.

Crédito de la foto: Rawpixel.com/shutterstock

NO HICISTE UNA RESERVA

Incluso si no esperas que un restaurante esté lleno, siempre vale la pena hacer una reserva cuando puedes, sobre todo con sitios como OpenTable que te facilita cumplir con tus planes de la cena. Algunos restaurantes usan computadoras para rastrear a los clientes y las reservas, por lo que si visitas un lugar a menudo, es bueno demostrar que eres un cliente habitual – hasta puedes recibir un poco de trato preferencial. Y si un restaurante es muy popular, entonces puede que ni siquiera puedas cenar sin una reserva. Planea con anticipación y recogerás frutos.

Crédito de la foto: Cristi Lucaci/shutterstock

NO FUISTE DURANTE LA HAPPY HOUR

Si tu estado permite ofertas de happy hour – ya que algunos en los EE.UU. las prohíben -- asegúrate de revisar esos especiales antes de ir. Además de los descuentos y ofertas en bebidas alcohólicas, muchos restaurantes también ofrecen comida a precios más bajos. Asegúrate de averiguar qué días y horas están disponibles los especiales, y comprueba si sólo aplican para el bar o para todo el restaurante, para que no te tome por sorpresa.

Crédito de la foto: Joshua Resnick/shutterstock

NO REVISASTE EL MENÚ CON ANTELACIÓN

Muchos restaurantes tienen menús disponibles en línea, por lo que no hay razón para que te sorprendan los precios más altos de lo esperado o que estés triste por descubrir que no ofrecen algo que te guste. Si un restaurante no tiene su sitio web, busca una página en redes sociales, como Facebook, donde pueden publicar su menú.

Crédito de la foto: Demkat/shutterstock

FUISTE CON MENOS PERSONAS A TU FIESTA

Así que planificaron y reservaron para un grupo de seis, pero luego algunos amigos cancelaron y sólo fuiste al restaurante con dos. Tan pronto como sepas que la cantidad de invitados a tu fiesta ha cambiado, contacta al restaurante. Ellos trabajan con márgenes de beneficio delgados y pierden en las mesas que podrían ser asignadas a otras personas, de saberlo con anticipación.

Crédito de la foto: El Nariz/shutterstock

FINGISTE UNA ALERGIA ALIMENTARIA

Las alergias alimentarias graves no son una broma, y los restaurantes se las toman en serio. Así que si no te gusta un ingrediente que aparece en el menú, pregúntale al mesonero si pueden preparar el plato sin ese ingrediente, en lugar de decirle que tienes una alergia. Las cocinas toman grandes medidas para prevenir la contaminación, así que ser honesto es mejor y no culpar a una alergia, ya que así les ahorras trabajo y molestias adicionales.

Crédito de la foto: pashyksvsv/shutterstock

TE PERDISTE LA PROPINA AGREGADA

Si estás planeando cenar con un grupo de seis o más, investiga si el restaurante tiene una política de propina agregada. La mayoría de los restaurantes lo hacen para proteger a sus empleados de los grupos grandes que no dan suficiente propina. Teniendo en cuenta la cantidad que te cobran, revisa la factura, y luego agrega la propina si es algo adicional.

Crédito de la foto: Sean Locke Photography/shutterstock

NO DISTE PROPINA CORRECTAMENTE

Los meseros dependen las propinas para elevar su salario por encima del salario mínimo en muchos lugares. Es un trabajo difícil que requiere estar de pie todo el día y tratar con clientes a veces difíciles. No dejar propina es lo peor que puedes hacerle a un mesero.

Crédito de la foto: dasytnik/shutterstock

ORDENASTE DEL MENÚ PARA NIÑOS

Si tus amigos deciden ir a un restaurante mexicano, pero odias cualquier cosa picante y pides una hamburguesa del menú de niños, lo más probable es que no sea una muy buena, ya que no es su especialidad. Si le tienes temor al menú, pídele al mesero que te de sugerencias. Ellos quieren que disfrutes de tu comida tanto como tú.

Crédito de la foto: Dean Drobot/shutterstock

NO CONFIASTE EN EL CHEF

En muchos restaurantes de gama alta, hay algo conocido como menú de degustación. Con el disfrutas de un número determinado de platos, pero no puedes elegir o sustituir. Comes lo que el chef te da. Si estás gastando mucho dinero en un menú de degustación y has investigado, entonces prepárate para salir de tu zona de confort y confía en las habilidades del chef. Lo más probable es que disfrutes tu comida.

Crédito de la foto: Petrovich Nataliya/shutterstock

OLVIDASTE LOS MODALES EN LA MESA

Incluso si estás comiendo en una cadena de comida rápida, debes aplicar algunos modales básicos. No hables con la boca llena de comida, no dejes que tus hijos corran alrededor de otras mesas y no grites. Si estás comiendo en un restaurante de gama alta, investiga el código de vestimenta para no sentirte fuera de lugar.

Crédito de la foto: Kamil Macniak/shutterstock

TOCASTE AL MESERO PARA CAPTAR SU ATENCIÓN

No hay ninguna razón para tocar al mesero, incluso si es sólo una palmadita en el brazo. ¿Tendrías alguna razón para tocar al cajero de una tienda de víveres? Probablemente no, por lo que las mismas reglas aplican a la industria de servicios. Simplemente no es apropiado y podría parecer espeluznante.

Crédito de la foto: AlikeYou/shutterstock

TE FUISTE ENOJADO SIN DECIR NADA

Pregúntale a algún gerente del restaurante cómo prefieren manejar las quejas, y probablemente dirán que deben manejarse tan pronto como el problema surja. Si hay algún problema con tu orden, contacta al mesero, y si no se resuelve el problema, pide hablar con el gerente. Todos en el restaurante quieren que estés a gusto, así que dales una oportunidad de solucionar el problema antes de ir a casa y escribir una fuerte crítica en Yelp.

Crédito de la foto: CREATISTA/shutterstock

HABLASTE MUCHO EN TU TELÉFONO CELULAR

Todos hemos estado cerca de alguien en un restaurante que está hablando – o peor, haciendo video chat – en su mesa. Casi siempre, están hablando en voz alta y molestando a todos a su alrededor. Y si hablas por teléfono por alguna cantidad de tiempo mientras estás cenando en un grupo, esto es mucho más grosero. No seas esa persona. Si necesitas tomar o hacer una llamada, simplemente excúsate cortésmente y sal.

Cheapism.com participates in affiliate marketing programs, which means we may earn a commission if you choose to purchase a product through a link on our site. This helps support our work and does not influence editorial content.